24 ene. 2014

TALENTO SIN EMPLEO



Una reflexión sobre la situación de desempleo que estamos atravesando. Muchas personas se encuentran sin trabajo, tras muchos años de dedicación a su profesión. Profesiones de diversa índole y personas con mayor o menor experiencia. 

           Hace años, oíamos hablar que tod@ el que quisiera conseguía trabajo, de mayor o menor calidad, porque siempre ha habido profesiones para las que resulta más difícil encontrar un hueco en el mercado laboral. Pero, de una forma u otra, tod@s disfrutábamos de cierta prosperidad profesional. Si una persona con talento, se quedaba sin empleo, por fin de proyecto por ejemplo, rápidamente encontraba un nuevo proyecto en el que insertarse. Hasta podíamos elegir si nos interesaba un puesto u otro o si queríamos trasladarnos o no de nuestra provincia. 

Cuando comenzó a notarse la crisis económica en España, hacia el año 2008, las cifras de desempleo empezaron a aumentar paulatinamente. Empezamos a ver algo insólito en aquellos años. No sólo se inscribían las personas del hogar que perdían su puesto de trabajo, sino también sus parejas, que hasta ese momento no habían buscado empleo por necesidades y motivos familiares. Las cifras siguieron aumentando de forma abrumadora y empezábamos a ver personas preocupadas por su futuro, porque todo lo que veían a su alrededor eran empresas que cerraban, vecinos que perdían su empleo, EREs en la empresa y noticias cada vez más catastróficas.

Ahora, es tal la desesperación que atraviesan muchas familias que están disponibles para cualquier empleo que se les ofrezca con las circunstancias que sean. Todo sea por ingresar algo de dinero en casa. Para muchos ya no se habla de prosperidad, ni de hacer algún “arreglito” en  casa, sino de la necesidad de trabajar para comer. Para poder dar a sus hijos lo más básico que es la alimentación.
   
         Así que, solo se me ocurre pensar en la cantidad de buenos profesionales que han perdido su empleo por causas ajenas a su persona. Profesionales que cada día luchan por encontrar un empleo, que trabajan para demostrar lo que valen y saben hacer, difundiendo su trabajo en las redes sociales, esperando que algún día llegue su oportunidad. Personas que de forma altruista emprenden iniciativas de ayuda a las personas desempleadas como es “Parejas Orientadoras” y “No quiero ser portada de los lunes al sol”.

Personas que dedican su tiempo a planificar una idea de negocio para ser ellos mismos los que construyan su oportunidad.  Emprender, quizás esa sea la solución. No esperar a que una empresa nos ofrezca un empleo o a ser seleccionados. Ahora, lo que nos toca hacer es buscar clientes a quienes ofrecer nuestros servicios, de hecho, cada vez más van surgiendo microempresas y empresas a través de Internet. 

Para que luego digan que en España no hay talento.